Aniversario RESPIRA Y VIVE BLOG

PicsArt_03-19-01.17.08

Por: Jessica Campos

El primero de muchos.

Afortunadamente, estoy aquí, un año después continuando con este sueño que un día materialicé. Sin duda ha sido una de las experiencias más gratificantes, motivadoras y con una buena recompensa de la mano, la compañía que ustedes brindan al leer. En cada lectura he mostrado un poco de mí, he dejado un pedacito para pensar, pero lo más importante es que de todas ellas han surgido las ganas por mi parte de seguir escribiendo, y por ustedes de seguir leyendo.

Desde mi perspectiva, tener un Blog, puede traer consigo ciertas cualidades que juntas ofrecen un extraordinario resultado. No sé si es solo mi pensar o quizás es momento de decirles al resto de los Bloggeros que -inserten su opinión aquí-

Como lo dije en el primer párrafo, todo parte de un sueño. En mi caso, quería contar con un espacio amplio donde pudiera compartir mis vivencias y experiencias. No existe un tema específico por el que hablar. Considero que todo lo que ocurre tiene un objetivo, una razón de ser, y la vida nos invita simplemente a vivirlo a plenitud, sin paradigmas, sin normativas, sin restricciones. Confiando y permitiendo fluir. Luego de ocurrido, solo quedan palabras de inspiración para explicarle al lector cómo fue su trayectoria.

Constancia. Así como suena, y con toda la energía que transmite la palabra. Escoger un día, una fecha, una frecuencia con la que se escribe es parte de mantener viva esa sensación que trae el feed back de los lectores. Que mejor manera de asegurar, cada dos domingos como es mi caso, que allí estará una nueva aventura, una nueva celebración, o simplemente un nuevo tópico para crear una discusión, y que traerá consigo esa infinidad de emoticons que traducen desde un gracias hasta un elogio de esos que quedan grabados en el corazón.

Hace poco recibí esta frase “una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena”. De eso se trata, de compartir. De tus ganas dependerá el motivo, de tu inspiración el total de palabras a escribir. Me traigo lo repetido en varias lecturas, no estamos solos, hagamos de la persona que está a nuestro lado merecedora de escucharnos. Y que mejor manera de regalarles una lectura, que inspire, motive o simplemente sea la encargada de hacer surgir una gran sonrisa.

Finalmente, haz de tu lector, tu amigo. Dos consejos. Primero, debemos cuidar la manera cómo nos dirigimos y segundo, debemos hacer notar ese hilo transparente que une cada párrafo hasta llegar al final. Así como cuidamos a los amigos, está de nuestra parte cuidar el vocabulario, sincronía, sintonía y hasta ese toque que le damos a alguna palabra para diferenciarla de las demás, todo junto conlleva a ganarnos la atención del lector.

Sí!, aún me considero escritora dentro de la categoría aprendiz, pero con un año de práctica, considero tiempo suficiente para asegurarles que hay más de uno que ha podido ¡Respirar y Vivir!

Que mis ganas de escribir sean infinitas, y que sus ganas de leer sean muchas más. Un abrazo inmenso desde este espacio. Ésta vez me aseguraré que los brazos alcancen, al menos para una docena o más.

Respira y vive

Es hora de equilibrar

 Por: Jessica Campos

Existen varios planos que sumados forman un todo llamado Yo. De su buen funcionamiento, se obtienen los mejores resultados. Y de la sincronía entre ellos, podemos lograr lo que llamamos equilibrio.

Para Google, la palabra equilibrio, parece ser de gran importancia, porque con solo escribir su nombre, te da a escoger en menos de un segundo, una docena de definiciones. Les muestro mi favorita, “Relación entre dos o más cosas que permite que ninguna de ellas prevalezca sobre las otras”. Prevalezca, he aquí lo que yo llamo nuestro error común. Como les expresé en el párrafo previo, es un conjunto de planos. Al prevalecer alguno de ellos, más del tiempo determinado, hace que nuestro equilibrio sufra una inclinación un poco más considerable que la de la Torre de Pisa.

En el post anterior Los que estamos, hablaba sobre los propósitos de año nuevo, y con 15 días recorridos hasta ahora, les confieso que aún no he puesto en marcha a los llamados retadores. Bueno, Enero aún no acaba, tal vez los active en 3, 2, 1… Febrero.

Quiero dejar claro el objetivo de este post. Sumado a los propósitos de año nuevo ya definidos, la siguiente tarea para encaminarnos a recorrer nuestro Norte, es cumplir con uno de los requisitos que considero indispensable: asegurar que nuestro interior esté en equilibrio. De aquí surgirá toda fuerza, motivación e intuición, para lograr lo deseado.

Sin duda, con el paso, debemos cuidar de esas situaciones en nuestra rutina que nos hacen perder el enfoque y de esos sentimientos contrarios a la felicidad, que surgen para dejarnos lo que llamo agentes tóxicos: estrés, cansancio y des-amor. Si, esa última palabra fue separada a propósito, porque desde mi perspectiva, la palabra amor no debe ser tocada por lo negativo, incluso si nos estamos refiriendo a ella en la escritura. Continuando con la idea, al surgir estas situaciones y, para evitar los agentes que traen consigo, nuestra tarea es identificar cuándo es nuestra hora de equilibrar, y con esto, el resultado nos recompensará.

Doy la bienvenida a la palabra felicidad en esta lectura porque, obteniendo el equilibrio que necesitamos, además de permitir lograr nuestros objetivos, el sentimiento que percibimos al final es simplemente eso, felicidad.

Rafael Santandreu, en su libro, El arte de no amargarse la vida, define la felicidad de una manera que el factor equilibrio se encuentra involucrado. Y es que, al explicar su gráfico sobre las Mil fuentes de gratificación, indica que existen innumerables fuentes de bienestar, pero ninguna de ellas es absolutamente necesaria. Darle demasiado valor a una de ellas, haciéndola imprescindible, es debilitarse a uno mismo. Ese factor valor que menciona, va de la mano con el mencionado en el segundo párrafo, tiempo.

Con esto reafirmo, que darle un peso por igual a nuestros planos, es la salida. Todos son importantes, y todos merecen nuestra atención. Somos humanos, y como ello, siempre vamos en busca de un mejor bienestar. Nuestra tarea es mantener la sincronía en lo Personal, Familiar, Social, y todo ese listado que cada uno de nosotros vamos creando. Lo importante, es recordar a diario que tenemos 24 horas para ir aprendiendo a darle a cada uno su debida atención, y 365 días para lograr el efecto.

Que su inicio de año termine de arrancar con el mejor de los éxitos, hagamos de este 2017, un lienzo sin espacios en blanco.

Respira y vive.