Dicen que la vida es un Boomerang

Globos

Por: Jessica Campos

En ciertas oportunidades lo he comprobado. Les comparto la más reciente.

Con una postal que llegó como souvenir y una dedicatoria que expreso en seguida, el deseo plasmado al final de la misma, sirvió de inspiración para escribir este post.

“Para Jess,

Espero que disfrutes tanto como yo el viaje que nos presenta Belén en su libro. Yo lo devoré en una semana, estoy segura que a ti también te gustará. Creo que servirá de inspiración para tu  Blog!

Con cariño”

Y sí que lo hizo!

Confieso que en los últimos cuatro meses he leído más de la cantidad de libros que tenía planeado. Aún estoy descifrando si es por el hecho de todo ese free-time que surgió como golpe repentinamente; tal vez por la poca paciencia que ya me queda al esperar que la luz del router indique que ¡si hay internet!, o sólo por el hecho de querer escapar de la realidad por un rato más. Sin duda perdí la cuenta de cuántos fueron, sólo sé que estaba buscando respuestas a preguntas que con poca claridad me estaba realizando.

Mientras indagaba cada libro que iba pasando por mis manos, memorizando frases que servirían de ayuda en el camino, finalmente llegó el que menciona la dedicatoria del segundo párrafo. Sencillo, expresivo, romántico, y cautivador. Romántico no por narrar una historia de dos, sino por el amor  a la vida, esa a la que un post atrás nos invitaba a vivirla con suavidad.

Sí, la vida es un Boomerang, con eso de “lo que se da es lo que recibes”, nos convence a todos de hacer las cosas cada vez mejor. Por mi parte, una vez más le estaba saboreando el sentido a ese mensaje. Mientras a gusto regalaba un poco de lectura con Respirayviveblog, la vida me tenía guardada aquella que Belén Díaz, estaba preparando, justo para ser leída cuando la estaba necesitando.

Con esto, puedo expresar dos lecciones aprendidas; confía en tus acciones y aprende a dar el respeto que merece la llamada paciencia.

Sonaría repetitiva  mi recomendación por esta vez, pero con lo aprendido, sólo puedo aportar que traten en lo posible, que de sus manos sólo salgan acciones positivas, llenas de energía, humildad, honestidad y con un extra de AMOR, les aseguro, la vida no tarda en traerlas de vuelta, y sí lo hace, es porque aún no es el momento, pero cuando ocurre las trae en la cantidad perfecta y con el mejor empaque.

Les comparto el extracto que para mí fue el momento de conexión con el libro, tal vez con leerlo les provoque descubrir lo que el resto de sus páginas dibujan.

“Allí estaban todos, frente a ella, alineados, sonrientes, satisfechos. Júlia los repasó uno a uno, con detenimiento, mientras le atravesaban ráfagas de sentimientos contrapuestos. Curiosamente, la autocompasión no hizo acto de presencia pese a que en los últimos meses,  Júlia y ella habían pasado juntas bastante tiempo. A cambio, percibió algo nuevo. Agradecimiento.” (*)

Que su tiempo sea perfecto para planificar su próxima acción al entorno, y que sus corazones reconozcan que la paciencia es la clave para esperar lo que la vida trae de vuelta.

Respira y Vive

 

(*) Extracto textual de “Tiempo de Breitner”, Belen C. Díaz.  www.facebook.com/tiempodebreitner

 

Ámsterdam robó mi corazón, en un día

p1020201

Por: Jessica Campos

Eso de amor a primera vista, sí existe.

Ya extrañaba estos posts donde los recuerdos fluyen y las palabras expresan lo vivido en los mágicos lugares que me ha tocado conocer. Sí, mágicos. Así es mi definición para esa ciudad con un característico barrio rojo y canales marrones.

Con una breve introducción de un nativo de aquel lugar, en un vuelo de trece horas  pude crear mentalmente lo que estaba a punto de presenciar. Y es que desde el momento donde el personal de tripulación te despierta con un bien sentado desayuno, sólo queda prepararse para lo que está por ocurrir.

Ya en tierra firme, con una calurosa bienvenida, y en el intento de pronunciar mi primera palabra neerlandesa Schiphol, su aeropuerto te hace sentir como en casa. Inmediatamente al respirar su aire, algo hace click con tu sonrisa y por muy oculto que esté el sol detrás de esas grises y opacas nubes, el amplio panorama de la ciudad vista desde la central de trenes, hace que tu mirada prepare todo lo que está por venir. Optamos por una taza de café para los updates del viaje, e iniciamos un breve recorrido por los stands de turismo que ofrecen más de una atracción de ensueño. Cautivada por estar de visita en la época donde toda Holanda se viste de colores, no surgió duda alguna al adquirir tickets para visitar su más hermoso y primaveral jardín de tulipanes, Keukenhof.

Entre risas y una pausada lluvia logramos iniciar el descubrimiento de todos sus rincones. Una ciudad con personalidad única, fue como inmediatamente la califiqué. Sus casas inclinadas, atractivos museos, un barrio con un intenso color rojo y las mejores cervezas artesanales, hacen de este recorrido una interesante aventura. Cada calle tiene su secreto y con una bien contada historia pudimos brevemente devolvernos a esos momentos. Su arquitectura y la mezcla de coloridos árboles que rodean cada espacio, hace que todo fluya y tu voz interna grite a fondo un calmado Respira y Vive. Todo pensamiento es válido mientras recorres sus calles, hay quienes van en silencio contemplando cada imagen captada, mientras otros prefieren escoger mentalmente una buena pieza de rock and roll para dar vida a cada pisada. Así es Ámsterdam.

Muchos etiquetan a París o Venecia como lugares donde todo abre paso al AMOR. Pero hay algo en esta ciudad que la invita a unirse a ese listado.  Posiblemente sea ese viaje por sus canales marrones que hace que todo desconecte. Tal vez son sus áreas de disfrute donde todo amor juvenil es marcado por un entrelazado flujo de conexiones. O quizás, sólo sea ese algo que se produce al caminar sus calles cuando la brisa hace notar a plena vista en cada visitante, ese llamado amor propio. Sin duda alguna ésta ciudad tiene su encanto, y por supuesto un extra de love.

Te invito a disfrutar cada lugar por conocer, todo destino tiene su magia. Tu única tarea es descubrir lo que tiene guardado para ti. Con un toque de atención plena y un saco de ganas por disfrutar lo vivido, aseguras el objetivo a cumplir.

Se tú quién guíe al lugar a permitirte sentir en casa. Y quien sabe, tal vez corras con la suerte de que alguno de ellos robe tu corazón, al menos por un día.

Respira y vive

¡Te regalo tu regalo!

Alemania (177)

Por: Jessica Campos

Existen personas que van por la vida con un único propósito: la entrega de regalos. A muchos nos parecería sorprendente este maravilloso acto y hasta nos gustaría contar con el tiempo y la disposición para copiar tal gestión. Sin embargo, en esta ocasión, el tipo de regalo al que me refiero es aquel que nadie quiere recibir. Sí, así como lo lees, por muy agradable que sea la intención, preferimos no recibirlos.

Son esos regalos cuyo envoltorio reconocemos a distancia con nuestra mirada, y que al identificarlos buscamos la salida más próxima para no ser electos como ganador, pero en algunos casos no existe tiempo suficiente para ello, en un abrir y cerrar de ojos ya están allí, frente a nosotros, sin pedirlos, sin merecerlos, sin quererlos. Para resumir, se trata de ese regalo que viene cargado de ira, gritos, insultos, descontento, emociones, todo un sinfín de energías y que sólo requiere sea aceptado para salir a gusto en su máxima expresión.

Es impresionante la labor de las personas que cuentan con ese don especial para hacer entrega de una gran cantidad de estos regalos durante el día; y pobre de aquel que cuente con la suerte de recibir más de uno. Me atrevo a decir pobre, porque hasta ahora creo que ya hemos identificado el tipo de personas que hace entrega de ellos, el regalo que traen consigo y el placer que el momento genera.

Hace poco pude toparme con una de estas personas. Desde lejos la vi y al observar ese envoltorio de inmediato identifiqué ese regalo. Mientras recorría su trayecto, mi corazón comenzó a tener la sensación de ir en un Jet Ski con conductor aficionado, esa sensación donde le das la bienvenida a la llamada adrenalina; por tanto me dispuse a seleccionar cualquier práctica que me permitiera sobrellevar ese momento en el cual en pocos instantes me tocaría cumplir como espectadora. Miles de opciones pasaron por mi mente en cuestión de segundos; y en el intento de realizar varias plegarias para encomendarme a Dios, repetir cualquier afirmación cuyo factor común fuese un Todo está bien, iniciar un conteo hasta diez, cien o mil, o quizás trasladarme mentalmente a un paseo en bote por los hermosos canales marrones de Amsterdam; el momento ocurrió. En ese instante, sin más, abrí mis ojos y de mí solo salió un temible: ¡TE REGALO TU REGALO! Prefiero no contarles el desenlace.

Quiero explicar por qué he resaltado la palabra aceptado en el segundo párrafo. Nosotros como personas somos capaces de seleccionar todo aquello que nos hace sentir bien. Bien lo explicaba en el post anterior Receta para la FELICIDAD, debemos identificar aquellos sentimientos de felicidad que hacen enriquecer nuestro corazón, nuestra alma. De igual forma estamos en la constante búsqueda de condiciones que nos permitan vivir en el escenario más óptimo de nuestro entorno. Es por ello, que tratamos de evitar este tipo de momentos, y de devolver aquellos regalos que sabemos no merecemos. Se trata de no aceptarlos, simplemente debemos dar gracias por su intención y seguir adelante.

Aunado a esto, es importante hacer una visión interna, evaluando si nosotros estamos haciendo entrega de este tipo de regalos, porque de ser así, es vital comprender que el único destino que tendrán estos regalos es a nosotros mismos. Imagínate por un momento tu hogar, tu vehículo o tu lugar de trabajo lleno de todos esos regalos devueltos. Con sólo disponerlos en el lugar, están obstaculizando ese espacio que es tuyo, el que compartes con tus seres queridos. Ahora visualiza abriéndolos todos al mismo tiempo, porque al fin y al cabo son tus regalos; el impacto que se generaría en el lugar sería extraordinario, llenarías el lugar de insultos, gritos, gestos y hasta pensamientos que tu cuerpo y tu mente no soportarían. Todo esto sin mencionar el sentimiento que queda al observar que todo el tiempo, dedicación y energía invertida en prepararlos fue una pérdida.

Propongo que hagamos una mejor labor, por nosotros, por la persona que tenemos al lado, por aquella que hace escasos minutos conocimos, por nuestros seguidores en las redes sociales, por nuestras mascotas, por nuestro entorno, por el mundo en general, preguntémonos hoy:

¿Qué tipo de regalos estamos entregando?

Respira y vive.