Ser valiente, a veces es lo mejor

CAM04724

Por: Jessica Campos

Es increíble ver cómo para esta fecha escribir se torna más fácil. Tal vez sea por ese sentir de que la Navidad se acerca y con ella su brillo, su olor, su sabor y su ambiente de celebración. O quizás por ese apretujo en el corazón que nos llega cuando el recuerdo se invade con imágenes de los que ya no están o aquellos que están a un paso de partir.

Puede también deberse a ese momento que tomamos para mirar atrás y ver cómo en once meses pudimos sentir más de una vez la llamada felicidad. O escuchar ese pálpito en el corazón con sólo pensar que estamos a pocos días de iniciar un nuevo ciclo y con él nuevas aventuras.

Quizás sea sólo por el hecho de que nos estamos deteniendo a observar que aunado a todas esas experiencias que trajo cada día, aún a nuestro lado siguen los que siempre están, los que dicen te quiero con dulzor, los que aún estando al filo de la pendiente nos sujetaron fuerte, los que nos hicieron mirar al espejo y ver que nuestra mirada reflejaba una sola palabra: fortaleza.

Aquí entra lo criollo, me disculpan los ajenos a nuestro país.

Debo admitir la valentía de aquellos que en Diciembre comerán sus hallacas Made in -The World-. Admiro también a aquellos que la comeremos con un nudo en la garganta que ni el agua es capaz de disolver. A ambos les digo, sólo una palabra nos hará ser más fuertes: fe.

Nos caracterizamos por ser humanos, emprendedores, cariñosos, y por sobre todo perseverantes. Y sé que si pudiéramos escribirle una carta a Santa, de seguro la palabra unión haría un eco. Pero si estamos leyendo esto, es porque ya no tenemos edad para eso, por lo tanto mantengamos el enfoque en nuestro norte. La vida nos invita a escribir nuestra historia, nuestra misión es darle un toque extra al guion que nos toca.

Hagamos un cierre de año contabilizando nuestras metas logradas, de seguro fueron muchas. Celebremos anclando nuestra mirada en el primer árbol de navidad que se cruce en nuestro camino y escuchemos con atención el sonido de las campanas que avisan que la mejor época del año ya está aquí.

Que nuestro tricolor nos arrope, estemos donde estemos, y nos haga sentir ese calor que como venezolanos nos toca.

Dicen que cada persona tiene una perspectiva diferente de ver las cosas, yo hoy escojo verlas con AMOR, invito a todo aquel que guste acompañarme.

Les recuerdo y re-afirmo el merecido título de este post, ser valiente a veces es lo mejor.

Respira y Vive

 

Anuncios

Todo pasa, todo cambia, todo fluye

Por: Jessica Campos

En ese orden. Y a la inversa también.

Quién me conoce bien, sabe que si algo no es de mi agrado es el: clima lluvioso. No es la ráfaga de viento que se levanta como anuncio de una lluvia cercana, ni las luces de los relámpagos que antesala un gran estruendo, ni ver el cielo tornar oscuro y gris. Es cuando la nube apenitas tapa el sol. Allí, justo allí.

Quien comparte este sentimiento, tal vez esté de acuerdo conmigo. Quién no, dirá que simplemente exagero (como todos mis amigos).

Hay cierta relación entre temerle a la lluvia y la imaginación. Sí, la imaginación, porque en cuanto la lluvia da su inicio, ya tenemos una película completa de cómo finalizará este episodio. Bueno digo tenemos, por si alguien se unió conmigo en el párrafo 2.

Hablemos de coincidencias. Ciertamente he repetido en posts anteriores que no existen. Pero digamos por esta vez que por alguna razón escogí leer un libro justo cuando este tipo de clima ha sido tan repetitivo estos días. Les aseguro, no se encuentra calma entre leerlo y ver por la ventana cómo la lluvia hace su anuncio de llegada. García Márquez es un autor que con sólo un par de palabras nos permite hacer imagen de la historia que narra. Es por esto que les aconsejo, entre muchos de sus textos, permítanse leer el Relato de un Náufrago, sólo cuando el verano esté en su máximo esplendor.

He aquí por qué les hablo de imaginación. Muchas veces hacemos uso de ella ante situaciones que calificamos como no deseadas. Esas que están fuera de los parámetros que consideramos normal, y que al fin y al cabo son sólo situaciones. Apenas surgen, nos basta con dar click en “ON” a la imaginación de tal manera como si estuviéramos participando en un concurso de Genios en Creatividad. En ciertos casos, aún no han ocurrido en su totalidad cuando ya tenemos imaginado un panorama completo de lo que ocurrirá. Eso, i-m-a-g-i-n-a-d-o.

En el post anterior indicaba que la vida nos invita a vivirla con suavidad. Sí, con suavidad y con un tanto de realidad. Por ello es que nuestro deber ante toda situación es simplemente aceptar todo tal como viene, sin más ni menos. En su empaque original. Vivirlo en el momento, en el ahora, y dejando sólo en nuestras manos la única acción: confiar.

A muchos nos/les resultará difícil (no sé si a este punto alguien sí me acompaña), pero con un poco de práctica basta para hacernos maestros. Dejemos a un lado esa imaginación que resta visión a lo que tenemos en frente. Y si lo que se presenta tiene un sabor des-agradable, nuestra mejor opción es aferrarnos a un Después de la tempestad llega la calma, porque créanme que sí llega.

Recordemos, todos los días traen un aprendizaje. Antes de colocarle una etiqueta negativa a una situación, en silencio observemos, aceptemos y confiemos. Estos tres simples pasos nos permitirán entender los siguientes tres: Todo fluye, todo cambia, todo pasa.

Les dije que a la inversa también servía.

Respira y vive

Hoy, como Mujer

P1010738

Por: Jessica Campos

Hoy, como Mujer, puedo decir que la vida nos trata un tanto premiadas. Tal vez sea por el hecho de que para nosotras es válido ver la vida de color rosa, o tal vez por ese extra-power que nos dieron para darle vida a uno más, o quizás por el simple hecho de que somos las únicas que podemos gozar de ese Chivalry que nos ofrecen esos caballeros andantes, y que les aseguro nos hace lucir tan consentidas.

Consentida, una buena palabra para dar entrada a este post. Y es que es la sensación que más nos acerca a ser mujer. Van de la mano, y a diferencia de lo planteado al final del primer párrafo, ésta puede correr por nuestra cuenta, por ejemplo cuando nos servimos nuestra primera taza de café o cuando a escondidas compramos ese lipstick que les aseguro, tanta falta nos hacía en nuestra colección.

Powerful, otra palabra que acompaña este post. Quizás al escribir  “poderosas” iba a sonar un poco fuerte, por eso preferí usar otro idioma. Pero sí, gozamos de ello. En nuestro afán por tener todo planificado, desarrollamos mil y un estrategias para lograr lo que buscamos. Y para muestra un botón, nuestras madres, que aún sin tenerlas presentes, pueden percibir que gritamos por su ayuda. Aunque creo que en su caso, ellas pasan a otro nivel, ya se habla de súper poderes (aun no entiendo cómo lo hacen).

Sin embargo, con esta última hay que tener cuidado, porque en algunos casos puede pasar de ser un elogio, a ser protagonista del des-equilibrio. Es normal; lo que ocurre es que por más espacio que le demos al control, más caso omiso le damos a la vida que nos está tratando de recordar que “no estamos solas”. La próxima vez que ocurra, hagan un stop y echen una mirada fugaz, tal vez estén a tiempo.

Con lo descrito, podemos seguir nombrando un sinfín de palabras que nos caracterizan. Pero hay una que debe marcar la pauta: somos humanas. Debemos recordarlo continuamente en nuestro andar.

Aprovechemos las 24hrs que la vida nos ofrece a diario, siempre en pro del bienestar, y así asegurar que de nuestras acciones surja el mejor de los resultados. Intenten realizar su receta mental, les aseguro, ayudará a dedicar el tiempo necesario que requiere cada plano. Les comparto la mía (en ese orden):

Soy Mujer,
Hija,
Hermana,
Amiga,
Ingeniera, y por ahora,
Bloggera.

Feliz día de la Mujer,  que nuestra celebración sea en grande.

Respira y vive

Celebra la vida!

cam03423

Por: Jessica Campos

Estoy a dos posts para celebrar mi primer aniversario de RESPIRAYVIVEBLOG, y a veinti-tantos días para celebrar mi cumpleaños. Dos fechas importantes, coincidiendo en el mejor mes del año. Aunque varios posts atrás les indiqué mi opinión sobre las “coincidencias”, creo que por esta vez, lo puedo dejar pasar.

Pues sí, las celebraciones traen consigo un gusto que da placer. En Feliz Día, Amigo opté por sugerirles cómo celebrar la fecha del Amor y la Amistad. Ésta vez, espero contar con sus sugerencias para celebrar las mías.

Hay quienes afirman que cada celebración debe ser proporcional a la ocasión, sino no merece la pena hacerla. Hay otros que indican por ahora, no es momento para hacer celebraciones. Por último, hay quienes se limitan a decir que ya que todos los días son iguales ¿para qué celebraciones? A este grupo de personas yo les resguardaría un rato en un lugar, con la única ardua labor de llenar globos, a ver si llega a ellos esa alegría andante llamada ¡emoción!

Sí, emoción. Eso es lo que sentimos cuando celebramos. Es ese pálpito diferente en el corazón que hace que nuestra sonrisa haga relucir un brillo en nuestra mirada. Es sentir como nuestro oído se torna suave al escuchar un ¡Felicidades! o como por arte de magia TODAS las fotografías simplemente resultan perfectas.

Miles de motivos existen para celebrar, y en miles de ellos participamos con el único propósito de ver a los nuestros sentirse especiales. Basta unas palabras, un abrazo, un aplauso y hasta una mirada que transmita nuestro acompañamiento en la celebración.

No sólo las festividades alrededor del mundo son válidas para celebrar. La vida nos brinda cada año, 365 días para realizar alguna. Motivos sobran, está en nuestras manos poner atención plena y seguir nuestra intuición para escoger el momento de brindarla. Atención, para identificar el motivo de celebración. Intuición, para que el momento elegido simplemente sea el perfecto.

Celebrar no es sinónimo de invertir en recursos, con sólo mirar a nuestro alrededor y escoger hasta un simple gesto para hacerlo cómplice de la celebración es suficiente. Optemos por poner en marcha nuestra imaginación y dejar fluir toda la creatividad, para que el resultado refleje un momento con un toque extra-especial.

Ampliemos nuestra mirada para captar todas esas cosas que entran dentro de la categoría aceptable para celebrar, utilicemos todo lo que tengamos a mano para hacerla protagonista. Y recordemos, no sólo los nuestros merecen momentos de celebración. Cada uno de nosotros puede ser partícipe de alguna. Pónganlo a prueba, por sólo un día, dense el gusto de vivir la experiencia de celebrar que la vida simplemente vino a recordarnos que estamos aquí para Respirar y vivir!

Que este cierre de mes les permita compartir amor hacia el entorno, siempre habrá alguien que lo esté necesitando. Momentos sobran, permítanse Celebrar la vida!

Respira y vive.

Feliz Día, Amigo

cam00393

Por: Jessica Campos

Cuando digo Amigo, me refiero a ambos, es decir Amig@s.

Pues sí. Decidí por esta vez no publicar un domingo, y en su defecto, cambiarlo por el día que algunos llaman comercial, para otros es el día más dulce, para mí: un día con una grata excusa para regalar sonrisas y abrazos.

El objetivo de este post no es contarles la historia de San Valentín, porque de entrada, no la sé. Va en pro de darles una sugerencia, en caso de que quieran celebrarlo.

Muchos ya tendrán sus regalos a mano, esperando al compás del tic tac del reloj la actualización que indique 14 DE FEBRERO. Lo escribo en mayúsculas porque sé que para muchos, contrario a esperarlo con ansias, mueren de terror al verlo en el calendario. No worries. Optemos por darle un break a este año 2017. En cuanto aparezca, ofrezcámosle sólo un guiño.

La palabra Amistad, es compleja. No por su pronunciación, si no por el valor que contiene. Viene acompañada de un extra de sentimiento y un manual de indicaciones. Bien, lo de manual es algo exagerado, aunque si bien es cierto, requiere de un cuidado similar al de una flor, sólo para mantenerla lo que coloquialmente llamamos, viva.

Hay quienes afirman que existen amistades que llegan a su final. Desde mi perspectiva, me rehúso a compartir esa opinión. No es la amistad la que acaba, son las personas que en algún punto desviaron la intención de sus sentimientos. Hay otros que optan por ser selectivos, indicando que los amigos no se encuentran a la vuelta de la esquina. Pues, nuevamente me rehúso a compartirlo. La vida nos cruza con personas en nuestro camino, y les aseguro, es válido hacer amigos hasta en un abrir y cerrar de ojos. Sólo basta tener nuestras intenciones de sentimientos alineadas, para que un click, nos lleve a la amistad.

Al llamar a alguno de los nuestros Amigo, hace que el corazón se ablande y una sonrisa haga su aparición tal cual show en Broadway. Brillante, amplia y con un tanto de dulzor que hace que permanezca más del tiempo estimado. Parecerá exagerado, pero la vida con un Amigo a nuestro alrededor, se torna simplemente más fluida.

Y que mejor manera de agradecer a todo aquel que ha estado allí, en el momento que más lo hemos necesitado, que ha compartido al menos uno de los 1.440 minutos de su día y ha hecho posible más de una notificación en Whatsapp. Es este mes quien nos ofrece un día entero para hacerlo, entonces sin más, hagamos uso de ello.

Basta con realzar su importancia en este día. No sólo regalos materiales son válidos -aunque uno que otro dulce no cae mal durante la tarde (sin ánimos de indirectas)-  cualquier gesto, palabra o quizás un fuerte abrazo, hará que los Amigos se sientan a gusto de continuar su rol. No dejemos pasar por alto esta celebración. Agotemos todas las herramientas a mano para hacerles llegar desde un saludo, hasta un emoticon de esos que demuestran sentimiento de amor. Ayudemos a que el entorno tenga una visión común de este día. Aprovechemos la oportunidad para brindar más amor a los nuestros y a los ajenos.

Hagamos que todas nuestras acciones simplemente traduzcan un amable Feliz Día, Amigo.

Respira y Vive.

Términos y condiciones

p1010294

Por: Jessica Campos

Existe algo, que por muy renuentes que nos mostremos ante ello, simplemente nos termina convenciendo: vivir nuestras vidas bajo un patrón, normativa o lo que algunos se atreverían a llamar términos y condiciones. Quizás sea nuestra preferencia por caminar de la mano con lo seguro, o tal vez ese pequeño sentimiento que surge ante lo desconocido (miedo). En cualquiera de los casos, estamos dejando a un lado esa parte que traemos inmersa y que nos califica como humanos, sentir.

Todos contamos con valores, personalidades, principios, y capacidad para dar. Si enlazamos cada uno de estos elementos, en una población aleatoria, sólo haríamos match en el nombre de los elementos mencionados. Su contenido se disgregaría en millones de partes. Así de únicos somos.

Esa autenticidad que nos caracteriza, en ocasiones escapa de nuestras manos. Y en nuestro intento por imponer nuestros gustos, preferencias y hasta acciones, olvidamos eso que es fundamental y que la vida trata de recordarnos a diario: no estamos solos. Así es. Toda persona a nuestro lado, también tiene su espacio a ocupar y un espectador a quien deslumbrar.

La vida nos invita a vivirla sin tanta imponencia, sin mucha rigidez, simplemente nos traza un camino guía para que todo fluya. Con esto, no debemos confundir, los pilares fundamentales que blindan nuestro andar, nuestros valores. Es simplemente, entender que el camino se hace más ligero si miramos a nuestro alrededor y aceptamos lo que vemos. Aceptamos a la persona a nuestro lado, y al entorno en general. De allí parte todo. Es una tarea que muchos etiquetan como difícil, pero sólo basta practicar.

Si bien es cierto, en muchos aspectos, es necesario establecer términos y condiciones para que se cumpla un objetivo. Sin embargo, mi consejo es dejar ese trabajo a los asesores legales. Son ellos los expertos en darle función a estos elementos. De nuestra parte está marcar nuestros pasos con suavidad, y dejando visible sólo lo mejor de nosotros. Les confieso, sólo buenas retribuciones surgirán luego de ello.

Con esto, evitamos disgustos, decepciones y hasta esa dificultad que a veces surge cuando intentamos poner en práctica lo aprendido en el post anterior, identificar nuestra hora de equilibrar. Por ahora, comencemos por hacer de este mundo, el mejor hogar para todos. Asegurémonos que lo único válido como términos y condiciones sea: Respirar y vivir.

Nos vemos en el mes del AMOR.

Respira y vive

 

Mirar a los ojos

index

Por: Jessica Campos

Suena curioso reconocer que en los últimos años hemos dejado a un lado una de las prácticas que tiene mayor peso cuando estamos frente a otros. Es inevitable ir de la mano con la tecnología, pero debemos admitir que ha sido una de las responsables en cambiar nuestras opciones cuando de comunicación se trata.

Soy fiel seguidora de volver a esa parte de la historia donde un manuscrito valía mil palabras. Tal vez por el hecho de relacionar el tipo de letra con su autor, o quizás ese toque de imaginación que nos tocaba realizar para ubicar mentalmente el mejor emoticon adaptado al contenido. Era indiscutible admirar cómo las palabras fluían cuando se tenía inspiración, y cómo el tiempo asumía presión obligando a dejar todo dicho en el momento. Pero no quiero desviarlos, guardaré este tema para otro post, mi enfoque por ahora está basado en lo que menciono a continuación.

No estoy en contra de la cartera de dispositivos que permiten acercarnos a aquellos que están donde los brazos no alcanzan. Sólo voy en pro de recuperar esos gestos que solíamos realizar cuando alguien se acercaba a nosotros para exponer su opinión. Esa señal simple, sencilla, y sin costo alguno que ofrecíamos a quién tenía al mando el alza en la voz; una práctica única, universal, resumida en cuatro palabras: Mirar a los ojos.

Desde pequeños nos invitan a mentalizar las famosas normas del buen oyente. Sin embargo, aquella que indica “mirar al hablante” ha sido la más afectada por los siguientes tres detonantes, que siendo aún nuevos, escogí mencionarlos por antigüedad: WhatsApp , Instagram & Snapchat. Algunos afirman que es culpa de las aplicaciones en nuestros dispositivos y sus notificaciones lo que hace que nos tente a desviar la atención con frecuencia. Tal vez sea cierto, pero la palabra culpa es muy fuerte para ser usada en cualquier contexto y la decisión a desviar miradas, créanme, está en nuestras manos. Una vez más vuelvo a asegurar que no estoy en contra de la tecnología, es sólo una referencia para afirmar su parte corresponsable en la pérdida de la práctica mencionada en el párrafo anterior.

Hace un par de años pude evidenciar de cerca eso que dicen de la famosa Gioconda de Da Vinci, quien ofrece su mirada desde cualquier lugar que tomes frente a ella. Y sí, como todo turista en el lugar caminé de lado a lado mirando fijamente hasta comprobar lo descrito. Quizás pudiéramos tomar su ejemplo, aplicando su técnica a cada uno de aquellos que nos ofrece su diálogo. Sin importar el tiempo transcurrido, podemos estar allí como ella, atentos en un encuentro de miradas, bueno tal vez exceptuando su postura rígida y su extraña sonrisa.

Con lo descrito hasta ahora, pido disculpas si remontarse a épocas anteriores o retratos plasmados en grandes museos nos hace menos original. Sólo soy su fan, y el objetivo de esta lectura es dejarles mi propuesta que va en miras de darle la mejor bienvenida a ese alguien que se acerca a nuestro lado. La comparto.

Si está a nuestra derecha, giramos en esa dirección y ubicamos mirada.

Si está a nuestra izquierda, giramos en esa dirección y ubicamos mirada.

Si está en frente, sólo ubicamos mirada.

Un toque de atención plena,

Y sonreímos.

Que tu aporte nos permita sumar miradas que valen. Por mi parte, puedes asegurar que la tienes desde el momento que iniciaste tu lectura. Sigo aquí atenta, y por supuesto sonriendo.

Respira y vive