Dos mil dieciocho

 

IMG-20171124-WA0016Por: Jessica Campos

De seguro hubiese sido más simple plasmar un 2018 como título de este post. Sin embargo, mi intención es demostrar que el tiempo en que la mente demora en procesar que el título es una cifra, equivale al que nos tomó a muchos arrancar este nuevo año, este nuevo comienzo.

Demoramos, no por el hecho de no tener planteados nuestros propósitos de año nuevo, ni por subestimar esa adrenalina con que nos levantamos el día 1, sino por esa pausa extendida que nos nubló la vista mientras con fuerzas tomábamos el control del timón.

Para muchos puede parecer un tanto exagerado, y lo respeto. Hablo en primera persona, pues tardé cuatro semanas para que el primer post pudiera surgir. Bueno, y también en nombre de aquellos que alrededor cruzábamos miradas asombradas.

Hace poco les hablé sobre invitar a la vida a bailar, y desde aquí les re-afirmo, póngalo en práctica. Ésta vez escogí ir al son de esa dulce voz energizante de Simón Díaz y un zapateo criollo similar al de “si nos dormimos nos come el tigre”.

Ya con una vista amplia y clara, decretamos que será un año lleno de retos y éxitos. Y si prestamos atención plena, la palabra Emprender hará eco suficiente para impulsarnos a dar más. Les aseguro, todos llevamos un talento por dentro. Los invito a escucharse, proyectarse y atreverse a dejarlo relucir.

A esto le sumo dos palabras que servirán de ayuda en nuestro paso: Enfoque y Norte. Y dos más que nos alentaran en cada experiencia: Respira y Vive.

Por ahora, deseo que sus límites sean tan amplios que puedan llegar de norte a sur y de este a oeste. Y que sus proyectos cumplan el único objetivo de SUMAR.

Nos vemos el próximo mes, ese que viene con extra de amor.

Respira y Vive

Anuncios

¿Bailamos?

P1010589

Por: Jessica Campos

Este post es breve, pero al final nos hará mover, se los prometo.

Algunos dicen que la vida con su dinamismo, llega a tu puerta para invitarte a moverte a su ritmo. Hay otros que dicen que es tu movimiento quién hace la invitación. Desde mi perspectiva, todo ocurre en un acuerdo mutuo, con un baile que inicia entre ambos al conteo del 1, 2, 3…

Estar en movimiento siempre trae consigo un punto a favor. Ya sea porque te acerca las cosas que estaban esperando por ti o aleja aquellas que sin permiso quieren seguir atadas.

Muchas veces desesperamos por creer que por perder el paso, no existirá una siguiente oportunidad. Son en esos casos donde debemos recordar que no existe canción alguna cuyo coro no sea repetido un par de veces y no hay práctica continua que no nos haga más que ser maestros. El mensaje aquí radica en que en el momento que nuestros pasos vayan a un ritmo diferente, haciéndonos sentir que debemos huir de la pista, simplemente confiemos y estemos atentos en la próxima repetición, pues es allí donde tomamos firmemente de nuevo el control y una voz interna nos grita con orgullo: continuemos.

Somos libres de movernos a nuestro estilo. No existe un modelo único. Lo importante es hacerlo, en silencio, en nuestra cuenta. Al final, los resultados son para cada uno de nosotros. Para nuestro bien.

A esos que andan por la vida con su check list­­­­­, validando si lo estamos haciendo bien o mal, rápido o lento, es bueno recordarles que somos humanos, cada historia es diferente. Tenemos el derecho de escoger andar al ritmo de un Diamond Heart de Lady Gaga o un simple Despacito de Luis Fonsi.

Permítete seguir tus sueños, están allí en frente esperando. Sólo se necesita de un poco de movimiento para ir tras ellos. Cuando te sientas preparado, concentra tu atención en la vida, y dulcemente susúrrale al oído un convincente: ¿Bailamos?

Respira y Vive

 

 

Voy de salida

P1020173

Por: Jessica Campos

Es lo que nos provoca gritar ante los malos ratos, y que de hecho es posible hacerlo, incluso mentalmente. Tras 90 días sin encontrar una pizca de inspiración para escribir, y con unos cuantos lectores a cuestas pidiendo lecturas, lo único que faltaba era hacerle frente a esos malos ratos, y gritar con valor VOY DE SALIDA.

Anclarse nubla la visión, titubear te hace perder el norte, rumiar pensamientos da entrada a la ansiedad, desesperar hace que perdamos la fe.

Hasta ahora, puedo afirmar y es preciso recordarles que ante situaciones de cambio, espera, re-invención, incluso de rutina, no podemos olvidar esa consigna que nos recuerda lo humanos que somos, la que a veces dejamos a un lado por querer ser súper humanos, incluso súper héroes, y que simplemente resume nuestra esencia ¡RESPIRA y VIVE!

La vida es de carácter dinámica, y su constante movimiento nos va llevando de la mano a una velocidad a veces un tanto acelerada. Sin embargo, un punto a favor es que podemos escoger no poner la atención plena en su prisa, sino en la huella que dejamos en su curso. De nuestra parte está en ofrecer lo mejor que tengamos para compartir, y recoger lo que ella trae para nosotros.

Haz la prueba, imagina que vamos de compras continuas, llenando ese carrito con lo mejor. Lo importante es que ninguna caja registradora nos espera, sólo haremos uso de lo que llevamos en cada parada que hagamos para detenernos a ver nuestra colección. Desde mi perspectiva deberíamos ir llenándolo de todo aquello que entre en la categoría POSITIVO y que por supuesto ablande nuestro corazón. Libros, imágenes, experiencias, incluso momentos. Sí, momentos, ¿por qué no? Quizás sea eso a lo que los expertos se refieren cuando intentan dar su mejor recomendación.

Puede que suene contradictorio decir que dejemos la prisa cuando sabemos que es la vida quien va de prisa. El mensaje en esta ocasión es aprovechar cada minuto para hacer el bien, dar lo mejor de nosotros y actuar con buena intención, porque cuando entendamos que con sólo hacer un “blink” lo único que se desplaza de prisa es el ahora, surgirá nuestra inspiración para disfrutar, vivir, y por supuesto cumplir con lo que nos toca, “aportar”.

Que lo único permitido para hacer copy & paste sea la sonrisa de la persona que tenemos alrededor, tal vez antes de colocarla en nuestro rostro soltemos una carcajada de sólo pensar cómo se vería superpuesta. Descuiden, sean libres de aplicarlo, al menos como una prueba.

Recordemos, no importa cuán nublado esté el día, tal vez sólo sea una señal para quitar nuestros zapatos y comenzar nuestra danza bajo la lluvia.

Respira y vive

Aniversario RESPIRA Y VIVE BLOG

PicsArt_03-19-01.17.08

Por: Jessica Campos

El primero de muchos.

Afortunadamente, estoy aquí, un año después continuando con este sueño que un día materialicé. Sin duda ha sido una de las experiencias más gratificantes, motivadoras y con una buena recompensa de la mano, la compañía que ustedes brindan al leer. En cada lectura he mostrado un poco de mí, he dejado un pedacito para pensar, pero lo más importante es que de todas ellas han surgido las ganas por mi parte de seguir escribiendo, y por ustedes de seguir leyendo.

Desde mi perspectiva, tener un Blog, puede traer consigo ciertas cualidades que juntas ofrecen un extraordinario resultado. No sé si es solo mi pensar o quizás es momento de decirles al resto de los Bloggeros que -inserten su opinión aquí-

Como lo dije en el primer párrafo, todo parte de un sueño. En mi caso, quería contar con un espacio amplio donde pudiera compartir mis vivencias y experiencias. No existe un tema específico por el que hablar. Considero que todo lo que ocurre tiene un objetivo, una razón de ser, y la vida nos invita simplemente a vivirlo a plenitud, sin paradigmas, sin normativas, sin restricciones. Confiando y permitiendo fluir. Luego de ocurrido, solo quedan palabras de inspiración para explicarle al lector cómo fue su trayectoria.

Constancia. Así como suena, y con toda la energía que transmite la palabra. Escoger un día, una fecha, una frecuencia con la que se escribe es parte de mantener viva esa sensación que trae el feed back de los lectores. Que mejor manera de asegurar, cada dos domingos como es mi caso, que allí estará una nueva aventura, una nueva celebración, o simplemente un nuevo tópico para crear una discusión, y que traerá consigo esa infinidad de emoticons que traducen desde un gracias hasta un elogio de esos que quedan grabados en el corazón.

Hace poco recibí esta frase “una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena”. De eso se trata, de compartir. De tus ganas dependerá el motivo, de tu inspiración el total de palabras a escribir. Me traigo lo repetido en varias lecturas, no estamos solos, hagamos de la persona que está a nuestro lado merecedora de escucharnos. Y que mejor manera de regalarles una lectura, que inspire, motive o simplemente sea la encargada de hacer surgir una gran sonrisa.

Finalmente, haz de tu lector, tu amigo. Dos consejos. Primero, debemos cuidar la manera cómo nos dirigimos y segundo, debemos hacer notar ese hilo transparente que une cada párrafo hasta llegar al final. Así como cuidamos a los amigos, está de nuestra parte cuidar el vocabulario, sincronía, sintonía y hasta ese toque que le damos a alguna palabra para diferenciarla de las demás, todo junto conlleva a ganarnos la atención del lector.

Sí!, aún me considero escritora dentro de la categoría aprendiz, pero con un año de práctica, considero tiempo suficiente para asegurarles que hay más de uno que ha podido ¡Respirar y Vivir!

Que mis ganas de escribir sean infinitas, y que sus ganas de leer sean muchas más. Un abrazo inmenso desde este espacio. Ésta vez me aseguraré que los brazos alcancen, al menos para una docena o más.

Respira y vive

Es hora de equilibrar

 Por: Jessica Campos

Existen varios planos que sumados forman un todo llamado Yo. De su buen funcionamiento, se obtienen los mejores resultados. Y de la sincronía entre ellos, podemos lograr lo que llamamos equilibrio.

Para Google, la palabra equilibrio, parece ser de gran importancia, porque con solo escribir su nombre, te da a escoger en menos de un segundo, una docena de definiciones. Les muestro mi favorita, “Relación entre dos o más cosas que permite que ninguna de ellas prevalezca sobre las otras”. Prevalezca, he aquí lo que yo llamo nuestro error común. Como les expresé en el párrafo previo, es un conjunto de planos. Al prevalecer alguno de ellos, más del tiempo determinado, hace que nuestro equilibrio sufra una inclinación un poco más considerable que la de la Torre de Pisa.

En el post anterior Los que estamos, hablaba sobre los propósitos de año nuevo, y con 15 días recorridos hasta ahora, les confieso que aún no he puesto en marcha a los llamados retadores. Bueno, Enero aún no acaba, tal vez los active en 3, 2, 1… Febrero.

Quiero dejar claro el objetivo de este post. Sumado a los propósitos de año nuevo ya definidos, la siguiente tarea para encaminarnos a recorrer nuestro Norte, es cumplir con uno de los requisitos que considero indispensable: asegurar que nuestro interior esté en equilibrio. De aquí surgirá toda fuerza, motivación e intuición, para lograr lo deseado.

Sin duda, con el paso, debemos cuidar de esas situaciones en nuestra rutina que nos hacen perder el enfoque y de esos sentimientos contrarios a la felicidad, que surgen para dejarnos lo que llamo agentes tóxicos: estrés, cansancio y des-amor. Si, esa última palabra fue separada a propósito, porque desde mi perspectiva, la palabra amor no debe ser tocada por lo negativo, incluso si nos estamos refiriendo a ella en la escritura. Continuando con la idea, al surgir estas situaciones y, para evitar los agentes que traen consigo, nuestra tarea es identificar cuándo es nuestra hora de equilibrar, y con esto, el resultado nos recompensará.

Doy la bienvenida a la palabra felicidad en esta lectura porque, obteniendo el equilibrio que necesitamos, además de permitir lograr nuestros objetivos, el sentimiento que percibimos al final es simplemente eso, felicidad.

Rafael Santandreu, en su libro, El arte de no amargarse la vida, define la felicidad de una manera que el factor equilibrio se encuentra involucrado. Y es que, al explicar su gráfico sobre las Mil fuentes de gratificación, indica que existen innumerables fuentes de bienestar, pero ninguna de ellas es absolutamente necesaria. Darle demasiado valor a una de ellas, haciéndola imprescindible, es debilitarse a uno mismo. Ese factor valor que menciona, va de la mano con el mencionado en el segundo párrafo, tiempo.

Con esto reafirmo, que darle un peso por igual a nuestros planos, es la salida. Todos son importantes, y todos merecen nuestra atención. Somos humanos, y como ello, siempre vamos en busca de un mejor bienestar. Nuestra tarea es mantener la sincronía en lo Personal, Familiar, Social, y todo ese listado que cada uno de nosotros vamos creando. Lo importante, es recordar a diario que tenemos 24 horas para ir aprendiendo a darle a cada uno su debida atención, y 365 días para lograr el efecto.

Que su inicio de año termine de arrancar con el mejor de los éxitos, hagamos de este 2017, un lienzo sin espacios en blanco.

Respira y vive.

Ven a mi casa esta Navidad / We wish you a Merry Christmas

cam02418

Por: Jessica Campos

Estoy de acuerdo con todos los comerciales que afirman la autenticidad de ésta época, sin duda alguna resume lo mejor del año. Roja, dorada, brillante, y con un característico olor a Familia. Algunos son afortunados de disfrutar unos perfectos copos de nieves, a nosotros se nos premia con una brisa fresca que hace olvidar el eterno verano. Pero puedo asegurar que todos coincidimos en ese clima caluroso que se vive, con gusto, desde dentro de cada hogar.

Desde ya estamos preparados para una espléndida, pasiva y reflexiva Navidad. Y cuando digo reflexiva, me remito al momento donde a pesar de todos los compromisos familiares, compartir con amigos y acercamientos con los nuestros, guardamos espacio para hacer una fugaz mirada a esos once meses llenos de esfuerzo, trabajo, sentimientos y metas logradas que hacen que nuestra voz interna grite a fondo un valió la pena.  Cuando digo pasiva, lo dedico a aquel silencio que dejaron los que ahora están donde los brazos no alcanzan, pero que sin duda, Facetime, Whatsapp o Snapchat nos permitirá ver sus sonrisas y más de un original Santa’s Hat.

Cada persona tiene una manera única de dar la bienvenida a la Navidad. Y cada uno escoge la mejor fecha para dar inicio a ella. En mi caso, al culminar las fiestas de Nuestra Patrona Virgen Morena, es momento perfecto para comenzarla. Hace varios años atrás me apoderé de lo que desde mi perspectiva, es símbolo único de ésta época, la decoración del árbol. Para muchos, no es la actividad más divertida, pero les confieso, con un toque de paciencia y buena música, todo fluye y se logra un buen resultado. Esto por supuesto, sin incluir los minutos de caos y tensión que ocasiona el esperar que todas las extensiones de luces se unan en esfuerzo y titilen al mismo compás.

Una vez enfocados en su decoración, hay algo que hace sentir que no exista límite en el tiempo. Es un sentimiento similar al de envolver el regalo más importante. Es un momento de práctica de Mindfulness, donde sólo los colores, su brillo y ese toque de equilibrio que existe en cada elemento colgante hacen que nuestra atención sea simplemente plena. Para aquellos que aún no se atreven, les confieso, es un momento especial.

Es curioso ver cómo a medida que se acerca ese anhelado mes, nuestro calendario va llenando cada espacio. Todos los días son válidos de celebraciones. No existe cansancio ni preocupaciones, sólo un sentimiento de alegría, risas y compartir. Y como único reto, nos proponemos a probar ese extenso listado de delicateses que entran en la categoría de No Regrets, por ser, como dije anteriormente la mejor época del año.

Hay quienes cada año siguen con intención sus rituales de Navidad. Desde una Corona de Adviento, Misas de aguinaldo, hasta un repetitivo maratón de Mi Pobre Angelito 1, 2 y 3. Admirables, únicos, pero lo más importante, momentos de unión. Con este post, voy en pro de cumplir con todas las tradiciones, realizar algunas nuevas, y mantener siempre como Norte, todo aquello que acompañe su autenticidad.

Por ahora, me despido deseándoles 31 días de Felicidad, Amor, Respeto, Risas y Momentos. Que la Navidad se sienta, desde ya.

Respira y vive

Ven a mi casa esta Navidad, Vos Veis (2008)

 

We wish you a Merry Christmas…

I agree with all the commercials this time of the year, as they say, it is an authentic red and dazzling season. Some are lucky to enjoy it with white snow flurries, in our case we are awarded with a cool breeze that helps us forget the extended summer. But something I can assure is the warm weather that is felt inside every place called home.

From this moment, we are prepared for a splendid, quiet and reflexive Christmas. When I say reflexive, I refer to the moment where beside all the holiday festivities and family moments, we always save some time to make a sneak peek through the last eleven months full of effort, work, feelings and achievements that make our inside voice holler it was worth it!. When I say quiet, is for those who are now where the arms can’t reach, but that hopefully Facetime, Whatsapp or Snapchat will show us their smiles or more that one original Santa’s Hat.

Every person has their own way to welcome Christmas. And everyone chooses the best date to begin the holiday’s celebrations. In my case, I consider that when our hometown November’s festivities end, is the perfect moment to start them. A few years ago, during my house decoration, I called for the Christmas tree, and since then, that is the task I made mine from that year on. I know for sure that for some people, this is not their favorite decorating part, but let me confess, with a bit of patience and good music, everything flows and you get the best result, a big red and shinny Christmas tree.

Every time I start to decorate my tree, I enjoy every little second; there is no limit of time. It’s like wrapping the most important present. I can even it compare it with a Mindfulness therapy, where the color, shine and every Christmas ornaments, are the only things that make my attention get focused on.

Every year when December gets near, our calendar starts filling in with holiday celebrations. It is a special time to gather with family and friends and share especial moments. There is only room for laughs, happiness and gifts, and of course, the chance to try every desert that are in the No Regrets list, just because, it’s the best time of the year. With this post, I pursue to make you remember this special season and to keep all holidays tradition alive.

I wish you 31 days of joy, love, respect and special moments. Let the 2016 Christmas season begin…

Breathe and live

 

Maracaibo, mi rincón favorito

cam01450-1

Por: Jessica Campos

Sí, de seguro existe algo único en esta ciudad. Algo que la hace atractiva y que invita a todo turista a sentirse en casa. Tal vez sea sólo mi perspectiva por el hecho de haber dado mi bienvenida al mundo, o ese extenso puente sobre un hermoso lago que visto desde cualquier punto, invita a descubrir su fortaleza. Por ahora sólo puedo expresar mi opinión, al final, serás tú, quién tenga la última palabra sobre la tierra del sol amada.

Y es que no hay mejor época para describir los espacios de esta ciudad llena de risas y un extraordinario clima caluroso; es en el mes de Octubre cuando se da inicio a ese repique de tamboras desde cualquier rincón, se afinan los furros y se preparan los aplausos pausados que daremos a diario a ese par de Gaitas que se escuchan hasta el día donde con cada abrazo damos bienvenida a un año nuevo.

Surge también como la mejor época para aquellos fanáticos dispuestos a mostrar su fiebre naranja por sus Águilas del Zulia, que vestidas de protagonistas irradian orgullo cada 18 de Noviembre, mostrando el mejor escenario en honor a nuestra Patrona Morena Virgen de Chiquinquirá.

Pequeños detalles nos definen como sus habitantes, desde una sonrisa al compartir un café con los nuestros o con ajenos, hasta nuestro característico hablar. Les confieso, no existe Marabino que no sea reconocido en cualquier punto de nuestro país. Algunos se atreven a tomar distancia al identificar nuestra voz aguda o exceso uso de jergas. Sin embargo, en nombre de muchos, puedo asegurar que no nos apena, al contrario existen casos donde sólo por llevar al Zulia en el corazón, es posible que lo hagamos con intención.

Hace poco me atreví a recorrer los rincones donde nació esta gran ciudad. Y digo me atreví, porque mientras lo hacía, no faltó un nativo que estuviera en contra de éste recorrido y hasta fue posible escuchar un ¡Muchacha estái loca, guardá ese teléfono! Caso omiso, mi Norte era devolverme un rato a esa historia de la cual no había sido partícipe y mi impulso estuvo motivado por lo que mis raíces anhelaban revivir.

Desde una extensa calle que invita a dar pisada con una sonrisa como único amuleto, se dejan ver esas grandes y coloridas ventanas de madera que brillan al son de un sol de mediodía. En el curso, hay más de uno que brinda un saludo y hasta una pequeña reseña sobre vivir en una de las casas con más antigüedad. Siguiente, en dirección hacia unos de sus callejones, nos vamos adentrando al corazón de esta ciudad, donde su historia va tomando vida, y al final de una extensa calle se revive aquel espacio donde una larga línea de Marabinos esperaban ansiosos por embarcarse en el gran Ferry de Maracaibo;  a su derecha, un extenso y colorido Mercado Popular daba su aporte a esta gran ciudad. Es interesante escuchar estas anécdotas y dejar fluir la imaginación.

cam00108

Al recorrer su amplia Plaza Baralt, edificaciones antiguas aún guardan su mejor vista. Sin duda alguna, transitarla hace en todo visitante florecer sus ánimos de continuar recorrido. En dirección al Paseo de la Chinita, se levanta la mejor presentación de nuestra Virgen. Esa, y la majestuosa Basílica amarilla, que a lo lejos reposa sobre sus firmes columnas, son los lugares donde más de uno afirma con orgullo, éste es Maracaibo, mi lugar favorito.

cam00644

Respira y vive