Renacer

Por: Jessica Campos

A un día para dar fin al presente año, miramos atrás y podemos ver cómo fuimos capaces de tomar riesgos, completar metas, cerrar ciclos y controlar nuestros miedos.

A pocas horas para iniciar un nuevo año, sale a brote esa montaña rusa de emociones por querer hacer, sentir y presenciar todo aquello que incluye nuestro Plan.

Hay quienes desde el día 1 ya tienen todo organizado para inciar la nueva ruta. Hay otros que prefieren que la vida los vaya sorprendiendo momento a momento. Ambos son válidos, cada quién elige su manera de Respirar y Vivir.

Lo que sí es cierto es que ésta fecha debemos aprovecharla para prepararnos internamente, darle una pausa a nuestra mente, tomar control de esa fuerza propia que emerge desde adentro y centrar nuestros esfuerzos en esa única acción que todo cierre trae consigo: renacer.

Renacer implica caminar con más firmeza después de cada aprendizaje, alzar nuestra voz dónde por uno u otro motivo decidimos silenciarla, adicionar un poco más de hechos que palabras y lo más importante de todo generar oportunidades.

Renacer define ese segundo chance que obtenemos cuando decidimos dejar pasar el primero. Levantarnos con cabeza en alto y fijar mirada sólo en dirección a nuestro norte. Establecer metas reales donde el impulso a lograrlas haga relucir más de una sonrisa en nuestras miradas.

Renacer se refiere a darle protagonismo a nuestro Yo, ir trabajando a nuestro paso, sin prisa y sin mirar al lado, dejando sólo visible todo aquello que hemos ido preparando para compartir con el entorno.

Que este nuevo año sea un camino lleno de metas, que se vaya alumbrando con cada éxito logrado, que invite a todo aquel que vaya cruzando a ser parte de nuestra propuesta y que cada día vayamos aprendiendo a vivir más desde el Amor.

Feliz cierre del año 2018 y bienvenido 2019. Un fuerte ¡Hurray! para ambos.

Respira y Vive

Anuncios

Querido Santa, allí te dejo Panquecas de Avena

IMG-20171203-WA0027-1

Por: Jessica Campos

Haciendo un chequeo de los que en Enero fueron mis propósitos de año nuevo, obtuve como resultado un Todo Listo +1.

Ese +1 se sumó ya a finales, sin embargo fueron varios intentos hasta que salió con éxito. Sí, las famosas panquecas de avena.

Transitar durante 365 días, sabiendo que tenemos un listado de To do’s tan personalizado, nos hace sentir un tanto originales. Vamos abriendo camino juntando la mejor mezcla: logros con aprendizaje, al ritmo de un atleta en construcción, con caídas pero nada grave.

Felicito a todo aquel que pudo tildar con un OK cada uno de sus deseos. Aquellos que lo hicieron con frío, calor, hojas secas y una hermosa nevada. A los que lo hicieron al ritmo de un Mariachi. Aquellos que lo hicieron mientras esta parte del mundo dormía. Y los que lo hicimos en un sólo pestañeo, porque fue así como sentimos este año en mi linda Venezuela: Fugaz.

En promedio, todos a la edad de 10 años descubrimos el secreto del Señor que baja por la chimenea. Y en promedio, pasados los 30’s retomamos esa creencia. Hay algo en nosotros que nos impulsa a hacer nuevamente ese pedido días antes de la Navidad. Es como una magia que vuelve a nosotros y hace que la creatividad nos invada. Con la única diferencia que dejamos a un lado todo lo tangible, y los deseos se tornan en un listado sin costo monetario. Paz mundial, Luz en el camino, AMOR a los nuestros y el mejor dúo Esperanza y Fe.

Por este año me despido, a todos gracias por tomar su tiempo para leer este espacio los días Domingos, y por dejar surgir esas palabras que demuestran sus sentimientos al final de la lectura.

Por ahora, me acompañan mi Taza de Té Respira y Vive, un par de hojas para mi carta, mis propósitos de año nuevo y un listado de posibles posts para el año entrante.

Que tu luz brille hasta iluminar la ciudad entera y que tus fiestas se vistan de rojo, verde y olor a canela. Comencemos la celebración.

P.D. Tal vez el próximo año mi +1 sea el Pie de Limón. Por ahora Santa, allí te dejo panquecas de avena.

Respira y Vive