Un país, dos hijos.

Por: Jessica Campos

Venezuela tiene dos hijos, el que firmemente gritó “ya regreso”, y aquel que susurra a voz lenta “por ahora, acá.”

Ambos con una montaña rusa de sentimientos, de no saber si moverse o simplemente estar.

Si juntaramos los recuerdos de cada uno, haríamos un scrapbook más alto que la torre Eiffel, más ancho que el Río de la Plata y más grande el propio Amor que tiene nuestro país por nosotros.

Si juntaramos los sueños que tenemos en lista de espera, tal vez estuvieramos encaminados a recoger el premio a primer lugar en Creatividad.

Por años, nos han recomendado cambiar pensamientos negativos por positivos, a fin de subir los ánimos que con acumulo de tiempo han caído. Yo comparto este juego mental, que se va engrandeciendo con sólo cerrar los ojos y disponerse a volar.

“Familia, Maracaibo, Sol, Lago, Playas, Margarita, Los Roques, Cayos, El Ávila, Montañas, Los Llanos, Sabana, Mochima, Amazonas, Orquídeas, Hallacas, Páramo, Joropo, Gaitas, y una caída libre desde el salto más alto del mundo, nuestro Ángel.”

Si estás, sonríe y sigue adelante. Si por ahora no estás, también sonríe y sigue adelante.

Esa punzadita en el corazón con sabor a nostalgia, sólo nos está invitando a internalizar un: Todo está bien, siempre lo ha estado y siempre lo estará.

Sigue tu Norte, la vida es ahora.

Respira y vive

Anuncios