Querido Santa, allí te dejo Panquecas de Avena

IMG-20171203-WA0027-1

Por: Jessica Campos

Haciendo un chequeo de los que en Enero fueron mis propósitos de año nuevo, obtuve como resultado un Todo Listo +1.

Ese +1 se sumó ya a finales, sin embargo fueron varios intentos hasta que salió con éxito. Sí, las famosas panquecas de avena.

Transitar durante 365 días, sabiendo que tenemos un listado de To do’s tan personalizado, nos hace sentir un tanto originales. Vamos abriendo camino juntando la mejor mezcla: logros con aprendizaje, al ritmo de un atleta en construcción, con caídas pero nada grave.

Felicito a todo aquel que pudo tildar con un OK cada uno de sus deseos. Aquellos que lo hicieron con frío, calor, hojas secas y una hermosa nevada. A los que lo hicieron al ritmo de un Mariachi. Aquellos que lo hicieron mientras esta parte del mundo dormía. Y los que lo hicimos en un sólo pestañeo, porque fue así como sentimos este año en mi linda Venezuela: Fugaz.

En promedio, todos a la edad de 10 años descubrimos el secreto del Señor que baja por la chimenea. Y en promedio, pasados los 30’s retomamos esa creencia. Hay algo en nosotros que nos impulsa a hacer nuevamente ese pedido días antes de la Navidad. Es como una magia que vuelve a nosotros y hace que la creatividad nos invada. Con la única diferencia que dejamos a un lado todo lo tangible, y los deseos se tornan en un listado sin costo monetario. Paz mundial, Luz en el camino, AMOR a los nuestros y el mejor dúo Esperanza y Fe.

Por este año me despido, a todos gracias por tomar su tiempo para leer este espacio los días Domingos, y por dejar surgir esas palabras que demuestran sus sentimientos al final de la lectura.

Por ahora, me acompañan mi Taza de Té Respira y Vive, un par de hojas para mi carta, mis propósitos de año nuevo y un listado de posibles posts para el año entrante.

Que tu luz brille hasta iluminar la ciudad entera y que tus fiestas se vistan de rojo, verde y olor a canela. Comencemos la celebración.

P.D. Tal vez el próximo año mi +1 sea el Pie de Limón. Por ahora Santa, allí te dejo panquecas de avena.

Respira y Vive

 

Anuncios

¿Bailamos?

P1010589

Por: Jessica Campos

Este post es breve, pero al final nos hará mover, se los prometo.

Algunos dicen que la vida con su dinamismo, llega a tu puerta para invitarte a moverte a su ritmo. Hay otros que dicen que es tu movimiento quién hace la invitación. Desde mi perspectiva, todo ocurre en un acuerdo mutuo, con un baile que inicia entre ambos al conteo del 1, 2, 3…

Estar en movimiento siempre trae consigo un punto a favor. Ya sea porque te acerca las cosas que estaban esperando por ti o aleja aquellas que sin permiso quieren seguir atadas.

Muchas veces desesperamos por creer que por perder el paso, no existirá una siguiente oportunidad. Son en esos casos donde debemos recordar que no existe canción alguna cuyo coro no sea repetido un par de veces y no hay práctica continua que no nos haga más que ser maestros. El mensaje aquí radica en que en el momento que nuestros pasos vayan a un ritmo diferente, haciéndonos sentir que debemos huir de la pista, simplemente confiemos y estemos atentos en la próxima repetición, pues es allí donde tomamos firmemente de nuevo el control y una voz interna nos grita con orgullo: continuemos.

Somos libres de movernos a nuestro estilo. No existe un modelo único. Lo importante es hacerlo, en silencio, en nuestra cuenta. Al final, los resultados son para cada uno de nosotros. Para nuestro bien.

A esos que andan por la vida con su check list­­­­­, validando si lo estamos haciendo bien o mal, rápido o lento, es bueno recordarles que somos humanos, cada historia es diferente. Tenemos el derecho de escoger andar al ritmo de un Diamond Heart de Lady Gaga o un simple Despacito de Luis Fonsi.

Permítete seguir tus sueños, están allí en frente esperando. Sólo se necesita de un poco de movimiento para ir tras ellos. Cuando te sientas preparado, concentra tu atención en la vida, y dulcemente susúrrale al oído un convincente: ¿Bailamos?

Respira y Vive