Ámsterdam robó mi corazón, en un día

p1020201

Por: Jessica Campos

Eso de amor a primera vista, sí existe.

Ya extrañaba estos posts donde los recuerdos fluyen y las palabras expresan lo vivido en los mágicos lugares que me ha tocado conocer. Sí, mágicos. Así es mi definición para esa ciudad con un característico barrio rojo y canales marrones.

Con una breve introducción de un nativo de aquel lugar, en un vuelo de trece horas  pude crear mentalmente lo que estaba a punto de presenciar. Y es que desde el momento donde el personal de tripulación te despierta con un bien sentado desayuno, sólo queda prepararse para lo que está por ocurrir.

Ya en tierra firme, con una calurosa bienvenida, y en el intento de pronunciar mi primera palabra neerlandesa Schiphol, su aeropuerto te hace sentir como en casa. Inmediatamente al respirar su aire, algo hace click con tu sonrisa y por muy oculto que esté el sol detrás de esas grises y opacas nubes, el amplio panorama de la ciudad vista desde la central de trenes, hace que tu mirada prepare todo lo que está por venir. Optamos por una taza de café para los updates del viaje, e iniciamos un breve recorrido por los stands de turismo que ofrecen más de una atracción de ensueño. Cautivada por estar de visita en la época donde toda Holanda se viste de colores, no surgió duda alguna al adquirir tickets para visitar su más hermoso y primaveral jardín de tulipanes, Keukenhof.

Entre risas y una pausada lluvia logramos iniciar el descubrimiento de todos sus rincones. Una ciudad con personalidad única, fue como inmediatamente la califiqué. Sus casas inclinadas, atractivos museos, un barrio con un intenso color rojo y las mejores cervezas artesanales, hacen de este recorrido una interesante aventura. Cada calle tiene su secreto y con una bien contada historia pudimos brevemente devolvernos a esos momentos. Su arquitectura y la mezcla de coloridos árboles que rodean cada espacio, hace que todo fluya y tu voz interna grite a fondo un calmado Respira y Vive. Todo pensamiento es válido mientras recorres sus calles, hay quienes van en silencio contemplando cada imagen captada, mientras otros prefieren escoger mentalmente una buena pieza de rock and roll para dar vida a cada pisada. Así es Ámsterdam.

Muchos etiquetan a París o Venecia como lugares donde todo abre paso al AMOR. Pero hay algo en esta ciudad que la invita a unirse a ese listado.  Posiblemente sea ese viaje por sus canales marrones que hace que todo desconecte. Tal vez son sus áreas de disfrute donde todo amor juvenil es marcado por un entrelazado flujo de conexiones. O quizás, sólo sea ese algo que se produce al caminar sus calles cuando la brisa hace notar a plena vista en cada visitante, ese llamado amor propio. Sin duda alguna ésta ciudad tiene su encanto, y por supuesto un extra de love.

Te invito a disfrutar cada lugar por conocer, todo destino tiene su magia. Tu única tarea es descubrir lo que tiene guardado para ti. Con un toque de atención plena y un saco de ganas por disfrutar lo vivido, aseguras el objetivo a cumplir.

Se tú quién guíe al lugar a permitirte sentir en casa. Y quien sabe, tal vez corras con la suerte de que alguno de ellos robe tu corazón, al menos por un día.

Respira y vive

Anuncios

8 comentarios en “Ámsterdam robó mi corazón, en un día

  1. Muy buena descripción compañera, al leerlo me llevo hacer una analogía e imaginarme caminando por las calles de mi hermosa tierra, la misma no se compara con la belleza inimaginable de Ámsterdam, pero queda claro que cada persona puede tener su propio paraíso en cualquier lugar del mundo, solo basta con ser feliz.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s